ERRORES EN LA DUCHA Y CÓMO DEJAR DE COMETERLOS

En nuestro día a día es habitual que nos equivoquemos. Pero muchas veces, lo hacemos de manera inconsciente. Y se convierte en una costumbre, una rutina que cada día repetimos sin darnos cuenta de que eso no es del todo correcto.

Uno de los lugares en donde más errores cometemos –como bien he dicho consciente o inconscientemente- ocurren mientras nos duchamos. Para muchos pueden parecer simples tonterías, pero es probable que muchos de ellos nos estén acarreando problemas en nuestra salud.

Las prisas, la falta de tiempo, la pereza, la comodidad… son muchos los factores que resultan determinantes para desarrollar ciertas costumbres que puede no sean las más adecuadas para la limpieza personal.

Y para empezar a remendar errores, primero debemos ser conscientes de ellos, reconocerlos y solo entonces podremos esforzarnos por corregir conductas. Así que atent@s a los siguientes errores en la ducha que te comento porque es probable que mejoren tu propio aspecto.

 

10 errores en la ducha ¿cuántos de ellos has cometido? Estás a tiempo de evitarlos


 

1º Temperatura del agua.

La temperatura perfecta para ducharnos debe ser de unos 30 grados. Sobre todo en invierno, solemos ducharnos con agua por encima de los 38 grados, lo que puede derivar en problemas en la piel como la sequedad. Además, si tu cabello es fino y tiene tendencia a caerse, el agua muy caliente no le hará ningún favor. Recuerda que los especialistas aconsejan terminar la ducha con agua fría, para activar la circulación y reactivar el organismo.

2º La cuchilla de afeitar.

Si te depilas mientras te duchas, es probable que estés cometiendo alguno de estos errores en la ducha que te comento. El primero es no secar la cuchilla cuando terminas de depilarte. Esto puede provocar la proliferación de bacterias que después estarán en contacto con tu piel. Otro error relacionado con las cuchillas es no cambiar la hoja con frecuencia. Con el uso las hojas de la cuchilla se desgastan y con cada utilización cortan menos. En este punto, haremos más pasadas para apurar la depilación, lo que puede provocar la irritación de la piel. También es importante no compartir la cuchilla de afeitar con más personas y es muy importante que la laves muy bien después de cada uso.

errores en la ducha

3º Cremas depilatorias.

Sí, son muy importantes, sobre todo si tu piel es sensible, ya que rebajarán la irritación y le aportarán un efecto calmante. Procura depilarte en la ducha con agua templada tirando a fría y utiliza siempre un producto depilatorio específico; no lo hagas solo con agua. Estos productos te facilitarán el afeitado, haciéndolo más apurado con menos pasadas.

4º El gel de baño.

Parece que al tratarse de un producto jabonoso para lavar nuestra piel, podemos usarlo para todo. Y no es así. El gel de baño únicamente debe utilizarse para lavar nuestro cuerpo. Nunca debes utilizar el mismo para lavar la cara ya que la piel del rostro es mucho más sensible y puede irritarla y/o resecarla con facilidad. También es importante que utilices un gel específico para los genitales, ya que el uso de geles de baño para lavar esas zonas del cuerpo pueden alterar tu PH.

5º La esponja.

Lo primero que debes evitar es compartirla con otros integrantes de tu hogar. Lo recomendable es que cada persona tenga su propia esponja, como con el cepillo de dientes. Debemos cambiarlas con asiduidad (una vez al mes) ya que al estar húmedas pueden fomentar la aparición de hongos y bacterias. Para evitarlo, enjuaga y escurre lo máximo que puedas la esponja y guárdala en un lugar fresco y seco. No la dejes en la ducha ya que es un lugar húmedo que favorecerá la aparición de bacterias.

errores en la ducha

6º Maquillaje.

¿Cuántas de nosotras, bien por comodidad, bien por falta de tiempo, nos hemos metido a ducharnos maquilladas? Es uno de los errores en la ducha más frecuentes que cometemos las mujeres. Es sumamente importante que antes te desmaquilles correctamente, así te asegurarás de que desaparezca cualquier producto de maquillaje. Si lo prefieres, puedes desmaquillarte antes de ducharte y después lavar tu rostro con un jabón específico para el mismo dentro de la ducha.

7º Acondicionadores y mascarillas capilares.

Otro de los errores en la ducha más comunes –y del que soy la primera en entonar el “mea culpa”- es no atender a las instrucciones de uso de los productos capilares. Muchas veces por falta de tiempo, nos aplicamos estos productos pero no esperamos los dos o tres minutos imprescindibles para que sean efectivos. Quizá por ello, muchas hayan optado por aplicar mascarillas capilares fuera de la ducha y aprovechar el tiempo para hacer otras cosas.

8º El cabello.

Cuando nos lavamos el pelo este se vuelve más frágil por el simple hecho de estar mojado. Si además, tu cabello es fino y tiende a enredarse, deberás cepillarlo muy bien antes de mojarlo. Desenrédalo primero con la cabeza boca abajo y después cepíllalo como es habitual. De esta forma verás cómo se te cae menos el pelo en la ducha y no tendrás tantos nudos cuando vayas a secarlo.

9º Cepillo de uñas.

Es el gran olvidado en nuestra ducha, pero los dermatólogos siempre aconsejan que durante la ducha se lleve a cabo una limpieza de las uñas, tanto de manos como de pies. De esta forma el resultado será de unas uñas no solo limpias, sino también sanas y bien cuidadas.

errores en la ducha

 10º Conservación de productos.

El último de los errores en la ducha del que quiero hablaros es aquel en el que nos dejamos los envases abiertos. ¿Cuántas veces nos entran las prisas y dejamos el gel de baño, el champú y/o la mascarilla abiertos? Pues deja de hacerlo. No es que sea dañino para nuestra salud, pero sí es cierto que los productos no se conservarán en las condiciones idóneas y es probable que pierdan algunas de sus propiedades. Presta atención además, a su fecha de caducidad.

A parte de todos estos errores en la ducha que os he comentado, debemos tener en cuenta que tampoco nos hace ningún bien las duchas de más de 10 minutos. Tampoco frotar con firmeza la toalla sobre nuestra piel para secarnos más rápido. Igualmente, no frotes el cabello con la toalla ni lo recojas en forma de turbante con la misma por mucho tiempo. Y no olvides aplicar una crema hidratante para el cuerpo tras salir de la ducha.

 

¿Cuál de estos errores en la ducha soléis cometer? ¿Sabéis de alguno más que haya que evitar? Compártelo en los comentarios, seguro será de gran ayuda para todas 😉

 

SI TE HA GUSTADO, REGÁLAME UN “ME GUSTA” Y COMPÁRTELO EN TUS REDES SOCIALES. GRACIAS

Author TheCasualGirl

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *