Es el estilo del invierno por excelencia (sobre todo este 2017). El après-ski ya no es una estética reservada únicamente para las escapadas a la nieve. Este invierno la tendencia après-ski se ha convertido en más que apta, asentándose incluso en el Street style. Las calles de las diferentes urbes acogen este estilo por su comodidad y porque ha sido capaz de demostrar que también tiene un lado chic.

El après-ski procede del francés –después de esquiar- y se trata de un estilo que combina prendas específicas de la estética alpina, como los abrigos plumíferos, las chaquetas acolchadas, el punto, o las botas de pelo. El término se empezó a utilizar para referirse a las fiestas que se organizaban desde por la tarde (justo después de esquiar) en los hoteles de lujo próximos a las estaciones de ski. En ellas, únicamente tenían cabida prendas y accesorios de pieles y punto de calidad que resguardaran del frío. La comodidad era otra de sus máximas.

Hoy en día, se requiere de gran destreza para combinar prendas específicas del après-ski con prendas y complementos que nada tienen que ver. Esa es la clave de la estética alpina para invierno 2017. Y esa es la clave si lo que pretendes es crear un outfit alpino de impacto.

Prendas inconfundibles del après-ski son los abrigos de plumas, anoraks o puffer jackets (tendencia abrigos para invierno 2017), los jerséis con estampados Jacquard, o las botas trekking de inconfundible carácter alpino. El punto es uno de sus tejidos más representativos. Lo vemos también en prendas y complementos típicos del invierno como bufandas o gorros.

La tendencia après-ski, una estética del siglo XIX


El après-ski pretende looks que oscilan entre lo sporty y el chic. Hay que tener en cuenta que el esquí fue desde el principio (data del 1893), un deporte para un público muy exclusivo y de alto nivel adquisitivo.

Deberás tener muy claro el equilibrio de las proporciones de tu cuerpo. La estética alpina, debido a los tejidos y composición de las prendas de abrigo, aporta volumen extra a la silueta. Por ello, no es de extrañar ver pantalones deportivos rectos u otros elásticos tipo legging, o los controvertidos fuseau. De esta forma, logramos equilibrar el volumen característico de la moda après-ski que se ubica en la parte superior del cuerpo (y muy probablemente también en el calzado).

En definitiva, la tendencia après-ski es muy favorecedora independientemente de la forma de tu cuerpo. Por un lado, la holgura y longitud de los jerséis disimulan las zonas más conflictivas de la mujer. Por otro, los pantalones rectos y las botas de pelo equilibran los volúmenes del cuerpo.

¿Te atreves con la tendencia après-ski fuera de las estaciones de ski?

 

SI TE HA GUSTADO, REGÁLAME UN “ME GUSTA” Y COMPÁRTELO EN TUS REDES SOCIALES. GRACIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: